Con estas series de ORIGINALES NOCA, que se conocen como SURPRISE pretendemos que el coleccionismo se acerque a todo el mundo, pudiendo llevar a tu casa una obra original, limitada en cuanto a formato y precio, de artistas contemporáneos cuya trayectoria es incuestionable. Los artistas desarrollan 10 piezas que, parecidas entre sí, forman parte de una mini-serie, con estas obras el coleccionista se lleva a casa un certificado de autenticidad a modo de publicación, con un texto  sobre la serie realizado por un crítico o profesional del sector. Como son muy parecidas, si tienes dudas, puedes elegir SORPRESA, y te enviamos una al azar!

Puedes acceder a ellas a través de nuestra TIENDA ONLINE

Nuestros ORIGINALES son un capricho para coleccionistas, su espíritu queda reflejado en este bonito texto que nos regala Miriam Callejo:

ESP//

Surprise Series:
¿Qué hace que “te enamores” de esta obra de arte y no otra? Seguramente esa pregunta ha pasado por muchas cabezas a lo largo de la Historia. Muchas veces no se busca una obra, la obra te busca a ti. Pasas una vez, la observas, se asombra una sonrisa cómplice en la comisura de los labios; ya te ha captado. Si estás en una feria de arte, tus pies te volverán a llevar hasta ella y muchas otras obras te harán recordarla: ahora, es dueña de tu subconsciente. Finalmente, si puedes permitírtelo, comienzas a sopesar la posibilidad de comprarla, la fotografías, la miras una y otra vez, y sí, finalmente, la haces tuya. O eso crees.

ENG//

Surprise Series :
What makes you “fall in love” with one work of art but not with another? This question has no doubt occurred to many people throughout history. More often than not we do not look for a work of art, but rather the work of art looks for us. You walk past, you observe, a knowing smile is drawn on your lips; it has captured you. If you are at an art fair, your feet will take you back to it and other pictures will remind you of it: it is now the master of your subconscious. Finally, if you can afford it, you start to think about buying it, you take photos of it, you look at it time and again, and in the end it is yours. Or at least that’s what you think.